Qué es el budismo Mahayana:
historia, creencias y prácticas

El Budismo Mahayana es una rama del budismo que se enfoca en la compasión y sabiduría para alcanzar la iluminación.

Surge con la idea de que todos los seres vivos pueden convertirse en Budas. Central en sus enseñanzas es el concepto del Bodhisattva, seres que posponen su propia iluminación para ayudar a otros.

A lo largo de este artículo te voy a explicarlos conceptos, prácticas y creencias más importantes del Mahayana.

¡Comenzamos!

En este post vas a encontrar:

Que significa la palabra Mahayana

La palabra ‘Mahayana’ tiene un significado profundo. ‘Maha’ significa ‘grande’ y ‘Yana’, ‘vehículo’. Esta tradición es vista como el ‘Gran Vehículo’, un camino espiritual accesible y beneficioso para una gran cantidad de personas.

Budismo Mahāyāna: origen, historia y textos más importantes

El Mahayana, también conocido como el ‘Gran Vehículo’, una de las ramas budistas tradicionales o principales tipos de budismo, destaca dentro de las tradiciones budistas por su enfoque en la bodhicitta, o ‘mente de iluminación’, se extendió al resto de Asia tras su origen en la India.

Esta aspiración no solo busca la iluminación personal, sino también el bienestar de todos los seres. La figura del bodhisattva, aquel que difiere su propia nirvana para ayudar a otros, es central en esta tradición y simboliza su enfoque altruista.

Esta rama del budismo es notable por su diversidad en prácticas y filosofías. Ha dado origen a algunas de las primeras escuelas budistas, cada una con sus enfoques únicos sobre textos y enseñanzas. 

Los sütras Mahāyāna, de los cuales te hablaré más adelante, como el Sütra del Loto y el Sütra del Corazón, son pilares en su literatura, proporcionando una rica fuente de guía filosófica y práctica. 

Estas escrituras reflejan la evolución del Mahayana, mostrando cómo se ha adaptado e incorporado diversas influencias a lo largo del tiempo.

Cómo se origino el Mahayana

El budismo Mahāyāna comenzó a perfilarse en los primeros siglos después del fallecimiento de Siddhartha Gautama, el Buda histórico. Este desarrollo, que tuvo lugar aproximadamente entre el siglo I a.C. y el siglo I d.C. en la India, marcó una transición significativa en la historia del budismo.  

El Mahāyāna surgió como una corriente dentro del budismo que buscaba abordar y expandir ciertas prácticas y principios del budismo temprano, también conocido como budismo Theravada o ‘El Camino de los Ancianos’.

Una de las contribuciones más notables del Mahayana fue su enfoque inclusivo y compasivo. 

Esta época fue de gran intercambio cultural en Asia, facilitado por las rutas comerciales como la Ruta de la Seda. 

El Mahayana absorbió y se enriqueció con influencias de diversas tradiciones religiosas y filosóficas, lo que contribuyó a su naturaleza diversa y adaptable

Además, su desarrollo coincidió con cambios en las estructuras sociales y políticas, lo que permitió una mayor diseminación de sus enseñanzas

Con el tiempo, el Mahayana no solo revitalizó el panorama religioso asiático, sino que también dejó una huella duradera en el arte, la literatura y la filosofía a lo largo de Asia.

El budismo de Sakyamuni

El budismo de Sakyamuni, centrado en las enseñanzas del buda Gautama, es la piedra angular del Mahāyāna

Sakyamuni, nacido en el siglo V a.C. en lo que hoy es Nepal, sentó las bases de lo que más tarde se convertiría en el budismo Mahayana a través de sus enseñanzas sobre el sufrimiento, el desapego, la iluminación y el camino hacia el nirvana. 

Estas enseñanzas originales, conocidas como el Dharma, se preservaron inicialmente a través de la tradición oral antes de ser transcritas en textos sagrados. 

Aunque el Mahayana desarrolló sus propias interpretaciones de estas enseñanzas, siempre se mantuvo fiel a los principios fundamentales establecidos por Sakyamuni. 

En particular, el Mahayana expandió la idea de la Budeidad y el alcance del camino hacia la iluminación, haciéndolo más accesible a todos los seres, no solo a los monjes. 

Esta expansión se ve reflejada en la inclusión de la figura del bodhisattva, mencionada anteriormente, que busca la iluminación para ayudar a otros, una adaptación del camino hacia el nirvana descrito por Sakyamuni.

El camino del Bodhisattva

En el corazón del Budismo Mahayana se encuentra el noble Camino del Bodhisattva, una senda espiritual que representa mucho más que una mera práctica religiosa; es un viaje hacia la iluminación profunda y el despertar altruista. 

Este camino es elegido por aquellos que aspiran a alcanzar el estado de arhat, un nivel de realización que va más allá del despertar personal y busca la liberación de todos los seres.

El término «bodhisattva», como lo explica Haribhadra, un destacado filósofo Mahāyānista del siglo VIII, se refiere a individuos dedicados a seguir uno de los tres vehículos espirituales del budismo. 

Sin embargo, es en el Mahayana donde el concepto de bodhisattva adquiere una dimensión más profunda y universal.

Una de las prácticas clave en el Camino del Bodhisattva es la aplicación de «medios hábiles». Estos no son más que métodos y técnicas efectivas que facilitan el despertar espiritual. 

Pueden variar enormemente, adaptándose a las necesidades y circunstancias de cada individuo, siempre con el objetivo final de fomentar la comprensión y la compasión.

El compromiso del bodhisattva se manifiesta claramente en el voto de aspirar a «conducir a Nirvana a todo el mundo inconmensurable de los seres», tal como lo expresan los sutras prajñaparamita.

Este voto no solo refleja el deseo de alcanzar la iluminación personal, sino también el profundo compromiso de asistir a todos los seres en su camino hacia la liberación.

El Camino del Bodhisattva, por lo tanto, es una senda de amor incondicional y servicio desinteresado. No es un camino fácil, pero es profundamente gratificante y transformador, tanto para el practicante como para aquellos a quienes su práctica toca y transforma. 

En el Budismo Mahayana, ser un bodhisattva es ser un faro de esperanza y un agente de cambio positivo en un mundo que anhela la compasión y la sabiduría.

Sutras: las escrituras del Mahayana

Los sūtras Mahāyāna son una colección de textos que juegan un papel crucial en la transmisión y evolución de las enseñanzas budistas. 

Los primeros sutras, que surgieron entre los siglos I y V d.C., representan una expansión significativa de las enseñanzas originales de Buda. La tradición Mahāyāna ha tomado como punto de partida para el estudio de estas enseñanzas el canon budista Chino, pero nunca fueron traducidas al canon tibetano.

Los sutras Mahayana abarcan una amplia gama de temas, desde la naturaleza de la realidad y la percepción hasta la práctica de la compasión y la sabiduría. 

Entre los más destacados se encuentran el Sutra del Loto, que presenta la idea de que todos los hombres tienen el potencial de convertirse en Buda, y el Sutra de la Perfección de la Sabiduría, que profundiza en el concepto de vacuidad. 

Estos y otros sutras del Mahayana no solo ofrecen guía espiritual, sino que también han influido en el desarrollo de diversas escuelas budistas y ramas dentro del Mahayana. 

A través de parábolas, discursos y diálogos, estos textos han formado la base para la meditación, el estudio y la práctica en comunidades budistas Mahāyāna en todo el mundo.

Países donde se practica el budismo Mahayana

Los principales países donde se practica el budismo Mahāyāna son los siguientes:

  • China 
  • Japón 
  • Corea del Sur
  • Vietnam 
  • Taiwán 
  • Singapur 
  • Indonesia
  • Algunas zonas de Malasia y Rusia.

Pero, como cada país tiene sus propias peculiaridades en lo que a la práctica del Mahayana, voy a contarte algo más de cada uno de estos países y su relación con este tipo de budismo.

En China, el budismo Mahayana se introdujo alrededor del siglo I d.C. y se integró con las tradiciones filosóficas y religiosas locales, dando origen a escuelas como Chan (Zen en Japón) y Tierra Pura. El Budismo Chan, en particular, enfatiza la meditación y la iluminación súbita.

Al país del sol naciente llegó en el siglo VI. El Mahayana japonés se diversificó en varias escuelas como Soto y Rinzai Zen, que destacan la práctica de la meditación sentada (zazen) y la escuela Nichiren, enfocada en el Sutra del Loto.

El budismo Mahayana en Corea del Sur, introducido en el siglo IV, llevó al desarrollo de la escuela Seon (equivalente al Zen japonés), con un fuerte énfasis en la práctica de la meditación y el estudio de los kōans.

En Vietnam, el Mahāyāna se entrelaza con influencias Theravada y de la tradición nativa, creando una práctica budista única que enfatiza tanto la devoción como la meditación.

En Taiwán y Singapur, con una mezcla de poblaciones chinas y otras etnias asiáticas, el Mahayana coexiste con otras formas de budismo, destacando la práctica de la Tierra Pura y el Budismo Humanista.

Aunque el Theravada es más prominente en Indonesia y Malasia, existen comunidades significativas de Mahayana, especialmente entre las poblaciones chinas.

En regiones rusas como Kalmykia y Buriatia, el budismo Mahāyāna (combinado con el Vajrayana tibetano) es practicado por comunidades nativas, reflejando una síntesis única de las prácticas budistas mahāyāna.

Cada uno de estos países ha enriquecido el tapiz del Mahayana, adaptando su enfoque doctrinal a contextos culturales específicos y contribuyendo a la rica diversidad de esta tradición budista.

¿Cuál es la diferencia entre el budismo Theravada y Mahayana?

A diferencia del Theravada, que se enfoca principalmente en la iluminación personal a través de la práctica monástica, el Mahayana introdujo el ideal del bodhisattva: seres dedicados a alcanzar este estado iluminado no solo para sí mismos, sino para ayudar a todos los seres a liberarse del sufrimiento. 

Este enfoque altruista hizo del Mahayana un camino atractivo para una audiencia más amplia, incluyendo a laicos y no solo a monjes mahāyāna.

El Mahāyāna también se distingue por su rico corpus de textos, los sutras Mahāyāna, que presentaron nuevas ideas y prácticas espirituales. 

El surgimiento del Mahayana representó así una evolución significativa dentro del budismo, marcando un cambio hacia una práctica más inclusiva y compasiva, abierta a todos los estratos de la sociedad.

Si quieres saber más, en este post trato en profundidad las diferencias entre el budismo Theravada y el budismo Mahayana.

Creencias del budismo Mahayana

Las creencias del budismo Mahayana se distinguen por su enfoque en aspectos fundamentales como la compasión, la sabiduría y la aspiración a alcanzar el estado de Bodhisattva. 

Este enfoque se basa en una comprensión profunda de la interconexión de todos los humanos y la relevancia de ayudar a otros en su camino espiritual. 

A continuación, te presento la faceta doctrinal clave del budismo Mahayana y una breve explicación de cada una de ellas:

  • Bodhicitta: El deseo de alcanzar la iluminación para el beneficio de todos los seres. Esta es una motivación central en el Mahayana, donde el practicante busca no solo su propia liberación, sino también la de todos los seres sensibles.

     

  • Bodhisattva: en el Mahayana, el ideal es convertirse en un bodhisattva, un ser que está en el camino hacia la Budeidad y que trabaja incansablemente por el bienestar de otros. Los budas y bodhisattvas renuncian a la entrada inmediata en el nirvana para ayudar a todos los budistas a alcanzar la iluminación.

     

  • Vacuidad (Sunyata): la enseñanza de que todos los fenómenos están vacíos de una esencia inherente y permanente. Esta percepción ayuda a los practicantes a superar el apego y la aversión, conduciéndolos a una mayor comprensión y compasión. Esto no es más que la confirmación para los budistas de la no existencia de una naturaleza inherente en las cosas, si bien existen, pero con la simpleza que las percibimos

     

  • Interdependencia: la creencia en la interconexión de todas las personas y fenómenos. En el Mahāyāna, se enfatiza que nada existe de manera independiente, sino que todo está interconectado y en constante cambio.

     

  • Trikaya (Los tres cuerpos de Buda): la creencia en las tres manifestaciones de Buda: el cuerpo de la verdad (Dharmakaya), el cuerpo de la felicidad (Sambhogakaya) y el cuerpo de manifestación (Nirmanakaya). Esto refleja la naturaleza multifacética de la iluminación y de Buda.

     

  • Enseñanzas sobre la budeidad: el mahāyāna amplía el concepto de Budeidad, enseñando que todas las personas tienen la naturaleza de Buda y el potencial para alcanzar la iluminación, desafiando la noción de que la iluminación es exclusiva de unos pocos elegidos.

Este apartado doctrinal, entre otras, forman el corazón del budismo Mahayana y resaltan su enfoque en la compasión, la sabiduría y el compromiso activo en el camino espiritual, no solo para la liberación personal, sino para el beneficio de todos los seres.

Prácticas del budismo Mahayana

Las prácticas del budismo Mahayana son diversas y ricas, reflejando la profundidad y amplitud de esta tradición. 

Aunque varían según la región y la escuela, hay ciertas acciones fundamentales que son comunes en el Mahayana. 

Estas prácticas están diseñadas para desarrollar tanto la sabiduría como la compasión, aspectos esenciales del camino del bodhisattva. 

A continuación, se detallan algunas de las más importantes:

  • Meditación: la meditación es central en el Mahayana y se practica en diversas formas, desde la meditación sentada (zazen) hasta la meditación en movimiento. Se enfoca en desarrollar la claridad mental, la compasión y la sabiduría.

     

     

  • Estudio y recitación de sutras: el estudio de los primeros textos Mahāyāna, como el Sütra del Loto y el Sutra del Corazón, es fundamental. La recitación de estos sutras es una práctica común, utilizada para profundizar en la comprensión de las enseñanzas y para cultivar méritos espirituales.

     

     

  • Rituales y ceremonias: los rituales en el Mahayana incluyen ofrendas, prostraciones y ceremonias como la toma de refugio (compromiso con las Tres Joyas: Buda, Dharma y Sangha) y los votos bodhisattva.

     

     

  • Las seis perfecciones (Paramitas): son la generosidad, ética, paciencia, esfuerzo, concentración y sabiduría. Son esenciales para el desarrollo del camino del bodhisattva, ayudando a los practicantes a cultivar cualidades que conducen hacia la iluminación.

     

     

  • Práctica de la compasión y la bodhicitta: el desarrollo activo de la compasión hacia todos los seres y el cultivo de la bodhicitta, la aspiración de alcanzar la iluminación para el beneficio de todos, son prácticas clave.

     

     

  • Retiros y peregrinaciones: los practicantes del Mahāyāna a menudo participan en retiros espirituales, donde se dedican intensamente a la meditación y otras prácticas. Las peregrinaciones a lugares sagrados asociados con Buda y otros maestros iluminados son también comunes.

     

     

  • Visualización y mantras: en algunas tradiciones del Mahāyāna, especialmente en el Budismo Vajrayana, se incluyen visualizaciones complejas de deidades y la recitación de mantras como forma de meditación y transformación espiritual.

Estas prácticas del Mahāyāna, entre otras, forman la columna vertebral del camino espiritual en el budismo Mahāyāna. Permiten a los practicantes desarrollar las cualidades necesarias para avanzar hacia la iluminación y ayudar efectivamente a otros seres en su camino espiritual.

Mejores libros sobre el budismo Mahayana

Para terminar este artículo tan interesante sobre el budismo Mahayana, quiero terminar recomendando algunos de los mejores libros donde puedes aprender sobre esta rama budista.

  • La Práctica del Bodisatva: también conocida como «Bodhicharyavatara», es un texto clásico del budismo Mahayana escrito por Shantideva. Esta obra profundiza en el camino del bodhitsattava, aquel que busca la iluminación no solo para sí mismo, sino para el beneficio de todos los seres. Através de sus versos, el libro explora temas como la compasión, la paciencia y el amor altruista, ofreciendo enseñanzas prácticas para cultivar estas cualidades en la vida diaria. 
  • El Despertar de la Fe en el Mahayana: es un tratado influyente en el budismo Mahayana, atribuido a Asvaghosa pero cuya autoría es amenudo debatida. Este texto es fundamental para entender la filosofía Mahayana, abordando temas como la naturaleza de la mente y la realidad última. Propone que todos los seres tienen la naturaleza de Buda inherente, enfatizando la importancia de la fe y la práctica para realizar esta naturaleza. Su enfoque en la no-dualidad y el Suddharmapundarika Sutra (El Sutra del Loto) ha sido cruicial para el desarrollo del pensamiento Mahayana, especialmente en Asia oriental.

Como has visto a lo largo del post, el budismo Mahayana, que es una de las principales ramas de esta milenaria filosofía de vida, tiene un amplio espectro de prácticas, creencias así como de países donde se practica, y cada uno de ellos tiene sus propias peculiaridades.

Todo esto me lleva a poder afirmar que, el budismo Mahayana es, sin duda alguna, un tipo de budismo que debes conocer sí o sí.

Otros artículos sobre budismo que te van a encantar

budismo shingon

Budismo Shingon

Explora el budismo Shingon, una fascinante escuela de budismo esotérico japonés, y descubre sus enseñanzas y prácticas únicas que han perdurado a lo largo de los siglos.

¡Quiero leer más!
budismo zen

Budismo zen

Seguro que has oido hablar sobre budismo zen. En este artículo te cuento todo para que comprendas su origen y filosofía.

¡Quiero leer más!
Scroll al inicio